«Es lamentable que nos encontremos reclamando por la realización de obras»

Un importante número de vecinos de diferentes barrios protestan desde esta mañana en la Municipalidad por el mal estado de las calles, la falta de zanjeos y obras de desagües, las deficiencias en la recolección de residuos y los basurales a cielo abierto en las calles, entre otras problemáticas. Hasta que no sean recibidos por intendente se mantendrán en asamblea permanente y montarán una carpa frente a la Municipalidad. MIRÁ EL VIDEO

15

El lunes 21 de enero vecinos de diversos barrios se reunieron en la Sociedad de Fomento del barrio San Pedro para plantear las problemáticas que sufren desde hace años y acordar acciones en conjunto para exigir el gobierno municipal soluciones concretas en materia de obras públicas. Y en ese contexto, resolvieron marchar este miércoles a las 10 a la Municipalidad.

Y así sucedió, ya que un importante número de vecinos de diferentes barrios protestan desde esta mañana en la Municipalidad por el mal estado de las calles, la falta de zanjeos y obras de desagües, las deficiencias en la recolección de residuos y los basurales a cielo abierto en las calles, entre otras problemáticas.

En ese contexto, de la movilización participan vecinos de los barrios La Loma, San Pedro, Ameghino, Juan XXIII, Luna, San Fermín, San Jorge, Santa Marta y El Ceibo, Los Laureles, entre otros, quienes reclaman ser atendidos por el intendente Oscar Luciani.

Primero se reunieron en la puerta del Palacio Municipal, luego ingresaron al hall central, donde criticaron la presencia de la Policía, y más tarde se manifestaron en el recinto del Concejo Deliberante. allí reclamaron la presencia de los concejales de Cambiemos, quienes no estaban presentes. Finalmente, se congregaron frente al despacho del intendente Oscar Luciani, desde donde salió su secretaria privada, Graciela Tartavini, y comunicó que el jefe comunal no se encuentra en la ciudad.

A raíz de esta comunicación, los vecinos comenzaron a gritar que «Luciani se borró» y adelantaron que hasta que no sean recibidos por intendente se mantendrán en asamblea permanente y montarán una carpa frente a la Municipalidad.

«Nos hacemos presentes vecinos y vecinas de diversos barrios y localidades de la ciudad cansados/as tanto de la desidia como de la falta de obras públicas, de promesas y acuerdos que nunca se cumplen. Desde hace años la obra pública viene siendo un reclamo generalizado, se han presentado pedidos formales e informales, individuales de vecinos y vecinas, reclamos realizados desde las sociedades de fomento, desde espacios de organizaciones barriales y el resultado de todos ellos se reflejan en la realidad que hoy hace que nos convoquemos aquí», apuntaron.

«Es lamentable que nos encontremos reclamando por la realización de obras de mantenimiento básico cuando nuestras necesidades en realidad van más en pos exigir una genuina política de urbanización, que es la contracara de la política de este gobierno, que favorece desarrollos urbanísticos privados a costa de la calidad de vida de los barrios populares y localidades de Luján. La triste verdad de vivir en nuestros barrios hoy significa vivir inundados y/o anegados por la falta de zanjeos, cunetas, alcantarillas, obras de desagües pluviales y la falta de mantenimiento de las mismas, esto provoca que los accesos en los barrios se deterioren y como se viene dando en el último año, se genere la amenaza constante y a veces efectiva de que deje de ingresar el transporte público, que en sí mismo ya tienen un recorrido limitado y a la cual el gobierno nunca gestionó una solución. Tampoco es seguro el ingreso de camiones de residuos, ambulancias, Bomberos y patrulleros limitando aún más nuestros derechos», detallaron.

En ese línea, también cuestionaron el hecho de «vivir desbordados de basura con potenciales focos infecciosos ya no se limita a una problemática exclusiva de los barrios linderos a La Quema, sino que es el resultado de la falta o insuficiencia permanente de una política adecuada de recolección y disposición de los residuos que afecta a la totalidad de los barrios ya que la planificación de la recolección es limitada en capacidad y frecuencia. Tanto el anegamiento de la aguas pluviales, como la acumulación de residuos y ramas, así como la nula prevención en materia de salud ambiental ( fumigaciones y desratización) hacen que en nuestros barrios nos veamos infestados de roedores, víboras, alacranes, murciélagos, mosquitos y otras plagas portadoras potenciales de enfermedades».

Respecto del agua potable, sostuvieron que si bien «es un derecho humano y un recurso elemental para la vida, no es sinónimo de agua corriente. No solo porque la red de agua corriente es limitada y no cubre la totalidad de las demandas, sino también porque en donde existe, debido a la falta de mantenimiento se termina contaminando. La supuesta cloración de las bombas no resuelve este problema, solo lo hace -y es lo que nunca hicieron- la extensión, el recambio, mantenimiento y reparación de los caños de las redes de agua».

«Vivir dentro de los barrios con calles obscuras o escasamente iluminadas limita la circulación y el desarrollo de actividades particulares y públicas. Se supone que tanto la tasa de alumbrado como el fondo de seguridad ciudadana prevén esta situación pero lo cierto es que ver donde pisar hoy es un privilegio. Las luminarias, semáforos, sendas, veredas, bicisendas, alarmas comunitarias y la transitabilidad otorgan a cada ciudadano mayor libertad y tranquilidad de circular, y entendemos que con todo lo antes dicho se expresa también el pedido de mayor seguridad», agregaron.

Tal como lo hicieron a través de un comunicado, los vecinos y vecinas de los barrios San Pedro, Santa Marta, San Fermín, San Francisco, La Loma, Los Laureles, Ameghino, Parque Esperanza, El Ceibo, La Palomita, Luna, Juan XXIII, Lanusse, Elli y de las localidades de Pueblo Nuevo, Cortínez y Olivera, entre otros, afirmaron que «las problemáticas enunciadas son la generalidad que nos hermana en esta acción de reclamo y exigencia, pero cada barrio y localidad tiene su propia particularidad (Ver nota relacionada)».

Por tal motivo, insistieron que el intendente «es el máximo responsable de que las obras necesarias y urgentes mencionadas se realicen. En sus manos están las gestiones pertinentes y el monitoreo constante para que se cumplan y que nadie haga de ello un negocio o una cuestión de merecimiento político. Los vecinos seguiremos tomando el camino del reclamo en unidad, de expresar lo que creemos está bien y está mal, de denunciar lo incorrecto. Hasta que se culminen estas obras, exigimos se cree una comisión de seguimiento y control barrial. Y mientras tanto los vecinos y vecinas seguiremos en estado de alerta y movilización y en asamblea permanente», confirmaron.